Noticias

Uruguay ve en Singapur un ejemplo de proyecto estratégico hacia la prosperidad

Publicado: 28.07.2011 13:33h.

El Presidente (i) Danilo Astori calificó como “beneficioso” el foro internacional “Singapur-Uruguay” sobre clima de negocios, porque permite reflexionar sobre el camino del país asiático con una economía físicamente pequeña pero con enorme potencialidad basada en la apertura al mundo, apostando a la calidad y a la educación como pilares estratégicos de un proyecto nacional para Uruguay.
Presidente interino Danilo Astori
La apertura del evento denominado “Singapur-Uruguay: ingrese al mejor clima de negocios” realizado en la Torre de las Comunicaciones de ANTEL el 28 de julio, estuvo a cargo de Astori y del presidente de la Administración Nacional de Puertos, Alberto Díaz. La actividad cuenta con el apoyo del Banco Mundial y del Banco Interamericano de Desarrollo. Participaron expertos del sector público y privado del país asiático y la directora regional del Banco Mundial, Penélope Brook, quienes disertaron sobre el ambiente de negocios.  

“Uruguay se debe una discusión sobre su futuro, lo que se llama un ‘gran proyecto nacional’ con visión de mediano y largo plazo”, recordó Astori. Las naciones exitosas en cuanto al logro de altos niveles de prosperidad y una adecuada distribución de los frutos, con niveles dignos y equitativos de vida para sus habitantes, comparten características fundamentales. Diseñaron un proyecto estratégico, por encima de los partidos políticos y de la alternancia de los gobiernos, asegurando continuidad y predecibilidad, características fundamentales para el futuro de una nación. Para mantener esa línea de trabajo se alcanzaron acuerdos nacionales, indicó el Presidente interino.

Astori definió como “extraordinariamente útil” para el Uruguay la realización de esta presentación que permite conocer la experiencia del pequeño país asiático. Dijo creer en los proyectos estratégicos. Cuando se trata de diseñarlos, es bueno observar las experiencias de quienes comparten alguna similitud respecto a nuestra realidad para beneficiarnos de las mismas, y Singapur es un ejemplo de ello. Una economía pequeña en tamaño físico con potencialidades que Uruguay comparte y con mucho éxito en la trayectoria que se propuso recorrer, añadió.

El proyecto de Singapur se basa en la apertura al mundo, punto de partida esencial de una propuesta de este tipo. “Esto no significa negarse a pertenecer a experiencias regionales, pero sí tener la conciencia que esa apertura requiere practicar el regionalismo abierto”, sostuvo. Un país pequeño tiene que tener claro que lo suyo no es cantidad sino calidad y que eso supone una fuerte apuesta al desarrollo de las capacidades humanas y la educación. Conciente de ello se puso especial acento en el desarrollo del su potencial logístico y su capacidad de conexión internacional, indicó Astori.

Para el Presidente interino, existen fundamentos suficientes para prestarle atención a esta experiencia y estudiarla como se debe. Llamó a “ser concientes que las experiencias no se trasladan mecánicamente, sino que tiene que haber una estrecha y coherente vinculación con las realidades de cada sociedad”.

Otro factor importante es la modernización institucional. Todo proceso de desarrollo trae consigo una consolidación institucional, la creación y especialización de instituciones, y Uruguay lo viene haciendo, aseguró Astori. La flexibilidad de las instituciones de derecho público puede ser un buen ejemplo, dijo.

Los estímulos económicos deben hacer atractiva la trayectoria elegida. Cuando se habla de un régimen de zonas francas, de puertos y aeropuertos libres se hace referencia a estímulos especialmente adecuados a un país que elige recorrer el camino de la conexión internacional y ser un punto de distribución internacional, dijo. “Uruguay tiene especiales condiciones para jugar este papel y una fuerza enorme para convertir esto en el desarrollo de servicios en marcha en el país”, destacó.

En un contexto de crecimiento general sostenido del país, el sector logístico es uno de los de mayor crecimiento medio de los últimos años. Su ubicación geográfica lo posiciona como puerta de entrada a un mercado ampliado sobre el que quisieran no tener tantas dificultades de acceso, las que se deben superar en el marco de un enfoque de prácticas de regionalismo abierto. Asimismo, posee una dotación de capacidades que hace que muchos inversores elijan radicarse en nuestro país para proyectarse en la región, indicó Danilo Astori.

Alberto Díaz, en tanto, recordó que su línea de acción procura convertir a los puertos uruguayos en un polo logístico regional. El foro tiene la particularidad de aprender de los mejores, conocer cómo llegaron y cuál es el clima de negocios adecuado para alcanzarlo. Si se mejora la atracción de empresas que se instalen para ser centro de distribución desde Uruguay, habrá dos efectos positivos: aumentar los números y el trabajo, y crear la carga necesaria para que vengan las navieras a buscarla, dijo.   
 

Accesos rápidos