Noticias

Sistema de viviendas autogestionadas brindará atención a 48 personas en situación de calle

Publicado: 01.10.2020 11:46h.

El conjunto de soluciones habitacionales inaugurado este jueves 1.° por el Ministerio de Desarrollo Social (Mides) en el complejo Instituto Artigas, de Montevideo, está destinado a personas sin ingresos ni posibilidad de costear una vivienda, que hasta ahora vivían en la calle. El presidente de la República, Luis Lacalle Pou, encabezó la inauguración, junto con el ministro Pablo Bartol.
Presidente Lacalle Pou con autoridades del Mides
Pie de foto: Presidente Lacalle Pou con autoridades del Mides

En el acto participaron, además, el subsecretario de la cartera, Armando Castaingdebat, el director general del Mides, Nicolás Martinelli, la directora nacional de Protección Integral en Situaciones de Vulneración, María Auersperg, y la directora del Programa Nacional de Discapacidad, María Gabriela Bazzano.

El Instituto Artigas está ubicado en camino Maldonado 5745, en el barrio Bella Italia. Allí funciona un centro de atención para personas ciegas, que ahora complementará sus funciones con el sistema de viviendas autogestionadas implementado por el Mides. 

Las instalaciones fueron recorridas por el presidente Lacalle Pou. En cada uno de los módulos donados por la Cámara Uruguaya de Tecnologías de la Información (CUTI) convivirán dos personas, durante dos años, quienes dispondrán de frigobar, microondas y baños. En el complejo hay, además, un salón de usos múltiples y una cocina con armarios para guardar objetos.

En el predio también funciona una policlínica de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) y, contiguo al lugar, una cancha de baby fútbol del club Ombú Juniors, también visitada por el mandatario.

Hay propuestas similares para Melo y Tacuarembó. En Montevideo, la inversión destinada a la construcción fue de unos 150.000 dólares, la mayor parte donada por empresas privadas, informó Bartol en rueda de prensa.
Precisó que los beneficiarios no abonan luz ni agua, pero deben sustentar su alimentación. Si abandonan la vivienda antes de los dos años, la vacante será cubierta por otra persona en situación de calle.

“Por mucho tiempo, la respuesta que dábamos como Estado era única, un refugio nocturno, una cama, un plato de comida, normas estrictas, horarios fijos, las personas debían adaptarse y conformarse. Es por eso que entendemos que los refugios deben ser una solución temporal, no pueden transformase en algo permanente”, reflexionó, por su parte, Auersperg. 

La inauguración culminó con el corte de cinta y la presentación del coro del centro cultural Urbano, del Ministerio de Educación y Cultura, destinado a personas en situación de calle.

Accesos rápidos