Noticias

Desarrollo rural

Inversión de 100.000 dólares permite al Estado llevar electricidad a vecinos de Corral de Piedras en Salto

Publicado: 15.11.2018

“No es normal hacer 18 kilómetros de línea para 10 vecinos, lo cual habla de lo complicado que son los últimos tramos para llevar la electricidad a zonas rurales alejadas”, dijo el presidente de UTE, Gonzalo Casaravilla, en el paraje salteño de Corral de Piedras. “Con una inversión de 100.000 dólares, la instalación del servicio costó cinco millones de pesos y los vecinos pagan el 50 %, la OPP el 40 % y el resto UTE”, detalló.
Vecinos de Corral de Piedras que accedieron a la electricidad
Pie de foto: Vecinos de Corral de Piedras que accedieron a la electricidad

Casaravilla enfatizó que fue fundamental para realizar este tipo de trabajo en Corral de Piedras el convenio interinstitucional de electrificación rural firmado en 2012 entre la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), los ministerios de Industria, Energía y Minería de Ganadería, de Agricultura y Pesca, de Desarrollo Social y de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, la Comisión Honoraria Pro Erradicación de la Vivienda Rural Insalubre (Mevir), el Instituto Nacional de Colonización, Antel y la propia UTE.

En diálogo con la Secretaría de Comunicación Institucional, el miércoles 14, el titular de UTE destacó que el camino recorrido es producto del trabajo en equipo y que, en este caso, fue clave la actuación de Mevir, que organizó y realizó las conexiones eléctricas internas de las casas cuando los vecinos no podían afrontar los costos. Agregó que la luz eléctrica tiene obligaciones, pero es un derecho que está en la agenda y que contribuye a mejorar la redistribución de la riqueza y la igualdad en Uruguay.

“En electrificación rural, desde 2010, ya son unas 2.000 familias las que accedieron a ese servicio, además de que se hicieron 20.000 regularizaciones de hogares con situaciones socioeconómicas complejas”, indicó.

Sobre la continuación del trabajo respecto de la planificación en zonas rurales, el jerarca dijo que el desafío es llegar a las 1.500 familias que aún no tienen luz eléctrica en Uruguay. Añadió que es importante que ellas se organicen, para que el Estado las pueda ayudar en términos económicos a través de un fideicomiso que permite financiamientos en muchas cuotas.

Por su parte, la presidenta de Mevir, Cecilia Bianco, advirtió que, “por características naturales del paisaje y de las condiciones productivas, hay poca población que está muy dispersa en la zona de Corral de Piedras”. Está ubicada en el área del basalto superficial que abarca gran parte del departamento de Salto y el oeste de Tacuarembó, un largo tramo que recorre la ruta 31.

“El lugar se caracteriza por la existencia de establecimientos rurales muy extensos, con campos de baja calidad”, informó. “Llegar a ese lugar para el conjunto del Estado uruguayo es un esfuerzo muy grande con cualquier cosa, como la luz, las viviendas, la educación o con actividades de esparcimiento”, abundó. Allí viven familias muy aisladas una de otras y hay muchos hogares monoparentales, complementó.

En esa extensa área, el Estado trabaja intensamente desde hace ocho años en electrificación rural, en el marco del grupo interinstitucional que lideran la OPP y la UTE, lo cual permitió, en ese final de tramo, llevar la energía eléctrica a escuelas rurales y a más de 90 familias.

Bianco explicó que Mevir trabaja en la organización de los vecinos, tanto los asalariados como los productores familiares o los grandes productores, para que puedan acceder a la red de tendido eléctrico.

El subsidio que otorga el conjunto de instituciones, como la OPP y la UTE, es total, y repartirlo entre los vecinos es una tarea bastante ardua. “Mevir tiene un papel muy importante, porque ayuda a repartir los subsidios en forma equilibrada de acuerdo a la capacidad de pago de cada uno”, explicó.

 

 

 

Obras públicas, Comunicaciones y Transporte, Derechos humanos, Políticas sociales

Accesos rápidos