Noticias

Atención de calidad

Gobierno promueve buenas prácticas en maternidades, centradas en humanización y no medicalización del parto

Publicado: 18.09.2018

La Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) avanza en la modernización de sus maternidades con la promoción de buenas prácticas de atención y respeto a la intimidad y al tiempo de los padres y el bebé. El Ministerio de Salud Pública, como rector, defiende la humanización, la no medicalización del parto y la complementación de servicios en procura de optimizar los recursos y garantizar experiencia profesional.
Marcos Carámbula y Jorge Quian explican las políticas de buenas prácticas en maternidades
Pie de foto: Marcos Carámbula y Jorge Quian explican las políticas de buenas prácticas en maternidades

El subsecretario de Salud Pública, Jorge Quian, y el titular del directorio de ASSE, Marcos Carámbula, presidieron este martes 18 el acto de apertura de la jornada denominada Maternidades en Movimiento, realizada en la sede del prestador público. Se exhibió un audiovisual sobre las buenas prácticas de atención en las maternidades del país, en el que se recoge la experiencia de profesionales de la salud y testimonios de usuarias.

En ese contexto, Quian destacó la labor de todo el equipo de salud desde una perspectiva de acompañamiento al proceso natural del parto, en procura de una humanización de este, por ejemplo con el parto vertical, en caso de que la usuaria así lo desee, pero también evitando la medicalización del procedimiento.

“Se comienza a comprender que el nacimiento es un hecho fisiológico, no una enfermedad, y que el equipo de salud debe acompañar por si hay una desviación en el acto normal que es tener un hijo”, apuntó.

El subsecretario del Ministerio de Salud Pública (MSP) insistió, además, en la importancia de concretar la complementación de servicios que deriva, en algunos casos, en maternidades únicas (públicas o privadas), sobre todo en el interior del país, donde la cantidad de nacimientos al año no justifica tener más de un servicio.

Es fundamental convencer a las instituciones y, sobre todo, a los usuarios, lo cual se logra mostrándoles el éxito de experiencias desplegadas en varias partes del mundo, apuntó. También indicó que tomar esa decisión permite optimizar el uso de los recursos disponibles y, en especial, garantizar la experiencia al momento de la atención, ya que, cuantos más partos se atienden, más actualizados estarán los equipos de salud.

Por su parte, Carámbula aludió a dos referentes de la escuela uruguaya del buen nacer o parto humanizado, como fueron Hermógenes Álvarez y Roberto Caldeyro Barcia, que comenzaron con esa concepción, en la que la calidad de la atención y la seguridad de la mujer son protagonistas, con autonomía y respeto al tiempo con su pareja y su entorno cercano.

Agregó que en todas las maternidades de ASSE se promueven esas buenas prácticas con resultados comprobables, como en el hospital de Young, que registra la tasa de cesáreas más baja del país, con 13 % del total de partos, o las salas de nacer del Centro Hospitalario Pereira Rossell.

Las maternidades de Paysandú y Mercedes también son ejemplo de buenas prácticas; sus logros se sustentan en el compromiso del equipo de salud, que trabaja con sentido de pertenencia y profesionalismo.

Avanzar en ese proceso de modernización implica la capacitación del personal médico, parteras, enfermeras y auxiliares de servicio, la valoración de las buenas prácticas, el seguimiento de resultados y extensión al Sistema Nacional Integrado de Salud. “Queremos que las maternidades públicas sean las que marquen el listón de calidad de atención”, sostuvo el presidente de ASSE.

Salud

Accesos rápidos