Noticias

Autoridades en campaña de información

Uruguayos consumen altos niveles de sal con efectos nocivos para la salud cardiovascular

Publicado: 02.03.2016

La tercera parte de los uruguayos es hipertensa y preocupa los indicadores al respecto en los niños y niñas, según las autoridades del Ministerio de Salud Pública, que junto a la Comisión Honoraria de Salud Cardiovascular y la Intendencia de Montevideo impulsan acciones para informar de los riesgos del consumo abusivo de sal, sobre todo la “escondida” en alimentos procesados. Todos coinciden en la necesidad de cambiar hábitos.
Semana Mundial de la Sensibilización sobre el Consumo de Sal
Pie de foto: Semana Mundial de la Sensibilización sobre el Consumo de Sal

En el marco de la Semana Mundial de la Sensibilización sobre el Consumo de Sal, autoridades del Ministerio de Salud Pública (MSP) hicieron especial referencia a la que denominan “escondida” en la comida procesada.

Tanto el director general de Salud, Jorge Quian, como el de la Comisión Honoraria de Salud Cardiovascular, Mario Zelarrayán, y la responsable del área en la Intendencia de Montevideo, Analice Berón, participaron de una intervención en la explanada de la comuna capitalina, donde se repartió material informativo sobre el consumo abusivo de la sal en los alimentos.

“La sal escondida está representada por el sodio en los productos. Elige los productos que aparezcan con menos sodio en la etiqueta. El exceso aumenta el riesgo de tener presión alta y de tener un infarto o accidente cardiovascular (ACV)”, indica el folleto ilustrativo.

Quian recordó que entre los Objetivos Sanitarios que meses atrás presentó el ministerio hay varios temas relacionados con esta conducta de los uruguayos. Las dietas saludables y la obesidad son algunos de ellos.

“El uso de sal en exceso es un hábito de la población y está demostrado en el mundo que puede llevar a producir hipertensión arterial, con lo que eso significa para la salud de la población”, apuntó.

El MSP está sumamente comprometido con el tema por lo que dentro de dichas metas nacionales insistiremos para evitar, al menos, el aumento de la obesidad”, dijo el jerarca, quien confía en que es posible reducir el consumo.

Zelarrayán, a su turno, dijo que es fundamental advertir a la población sobre las cantidades de sal que se ingiere.

“Hay alimentos que tienen muchísima sal, lo cual no tiene razón de ser ni para el gusto ni para la salud. Los comemos por costumbre desde hace mucho tiempo y lo que es peor, le estamos transmitiendo esa cultura a los niños de hoy que comen demasiada sal comparado con lo que necesitan”, señaló.

Es imprescindible que una persona consuma tres gramos por día, pero no más de cinco o seis gramos, que equivale a la punta de una cucharadita. Sin embargo el promedio de los uruguayos es el doble y en los extremos se llega al triple, explicó.

“En los snacks (alimentos como papitas o maníes) se le ve la sal encima, los embutidos como panchos, fiambres y chorizos también tienen altos contenidos de ese producto”, advirtió Zelarrayán.

“No digo que deban eliminarse de la dieta de una persona, pero si disminuirlos al mínimo”, insistió.

“Los snacks sí deberían eliminarse de la cultura alimenticia de los ciudadanos, sobre todo de los niños”, enfatizó.

En cuanto al impacto que vienen teniendo las acciones para promover una alimentación saludable en los centros educativos,

Zelarrayán sostuvo que encontraron una gran receptividad en padres y maestros en atender la problemática en lo que refiere a las meriendas. También hubo buena respuesta en los bares y restaurantes que vienen cumpliendo con la normativa que obliga a sacar los saleros de las mesas.

“La gente difícilmente pide sal para agregarle a los alimentos”, aseguró el profesional de la salud, en virtud de la información que reciben de los propios locales.

La hipertensión arterial es una de las patologías que más mata en el mundo. En Uruguay fallecen entre siete y 10 personas a diario por factores relacionados con la hipertensión.

La tercera parte de los uruguayos son hipertensos. En el caso de los adultos mayores de 50 años se llega hasta 40 %, pero su incidencia viene creciendo en forma notoria en niños. “Esto se debe a la ingesta excesiva de sal y a la falta de actividad física”, indicó.

 

Salud

Accesos rápidos