Noticias

Cultura de Trabajo para el Desarrollo

Gobierno facilita que trabajadores finalicen capacitación para agregar valor a su tarea

Publicado: 21.09.2015

Más de 22.000 trabajadores culminarán sus ciclos de Primaria y Secundaria entre este año y el próximo, aseguró el presidente de la ANEP, Wilson Netto, en la presentación de la estrategia “Cultura de Trabajo para el Desarrollo”. Acotó que la meta es articular programas educativos para agregar valor al trabajo, aumentar el conocimiento de la población socialmente activa y generar oportunidades a las personas con menos recursos.
Presentación de la estrategia Cultura del Trabajo para el Desarrollo con lla presencia de empresarios y sindicalistas
Pie de foto: Presentación de la estrategia Cultura del Trabajo para el Desarrollo con lla presencia de empresarios y sindicalistas

Netto, en su extensa alocución en la conferencia de este lunes en la Torre Ejecutiva, indicó que la estrategia Cultura de Trabajo para el Desarrollo es “un encuentro muy fuerte” entre los sectores laborales y la educación.

“La expresión clara del Gobierno es poner a la enseñanza y al trabajo en la agenda social”, puntualizó el presidente del Consejo Directivo Central (Codicen) de la ANEP (Administración Nacional de Educación Pública).

Acotó que es momento de continuar con políticas dirigidas a personas que están afuera del ámbito laboral y que, además, es “absolutamente necesario trabajar” en incrementar capacidades de las personas que están en el mundo del trabajo.

Informó que en octubre comenzará una fase, que se extenderá hasta abril de 2016, que permitirá que 2.700 trabajadores culminen sus estudios, 500 en Primaria, 2.000 en Educación Media y 200 a través de la acreditación de saberes.

En tanto que en 2016 comenzará una segunda fase de esta estrategia, que tiene como base la culminación de ciclos educativos a unos 20.000 trabajadores de entre 18 y 44 años.

Los departamentos de Río Negro, Maldonado y Montevideo y su zona metropolitana serán los territorios en que comenzará la estrategia abocada, en primer lugar, a trabajadores de la construcción, turismo y servicios del hogar.

La estrategia abarca programas en Educación Primaria, tales como Acreditación de Saberes, Rumbo, ProCes, Uruguay Estudia, Formación Profesional Básica con continuidad educativa y el Plan Acelerado de Aprendizaje de Inglés. Para la Educación Media Superior abarca los programas Trayectos, FinEs, ProCes y Uruguay Estudia.   

Esa mirada, sostuvo Netto, dictamina desafíos y oportunidades, “porque se debe trabajar con las personas más vulnerables de la población y formarlas en distintas áreas para que obtengan oportunidades de ingreso al mundo del trabajo”.

“El desafío es modificar estrategias de productividad, generar nuevas oportunidades para que las personas trabajadoras se desarrollen y ver el trabajo como un lugar privilegiado de circulación de cultura y conocimiento y no un lugar donde se realiza una actividad y se recibe un salario”.

En relación a la distribución de los niveles de formación y calificación de la población económicamente activa, informó que 5 % aún no culminó Primaria, 20 % con Primaria completa, 26 % con Educación Media Básica aprobada o avance sustantivos, otro 26 % con Educación Media Superior completa o avance sustantivo y 9 % de personas con enseñanza terciaria incompleta y 14 % completa.

“Para el modelo de desarrollo que nos hemos propuesto necesitamos trasladar en forma urgente esa distribución de capacitación a los niveles medios de formación educativa”.

Netto enfatizó que Uruguay tiene 47.000 nacimientos por año y que no existen elementos para que ese número crezca, “por lo cual es necesario trabajar fuertemente para incrementar las capacidades de las personas”.

En ese orden, mencionó que entre 2016 y 2026 Uruguay contará con el mismo número o menos de jóvenes de lo que dispone hoy, lo cual implica que la población económicamente activa tienda a reducirse.

Por esa razón “es imperioso el hecho de que las capacidades se incrementen para agregar valor a los sistemas productivos. El producto interno bruto puede crecer si se agrega mayor valor y se organiza en la productividad”, explicó.

Señaló que son pocos los cursos que no se construyen con el involucramiento de la Dirección Nacional de Empleo, la Universidad de la República y la Universidad Tecnológica y que, por ello, el desafío es promover la relación entre la educación y el trabajo “facilitando la continuidad educativa y la mejor inserción en el mercado de trabajo integrando los haberes adquiridos”.

Para ello Uruguay cuenta con disponibilidad conceptual, entendiendo que es posible homologar conocimientos en función de la formación del individuo y no estrictamente en la aprobación de contenidos.

Ese cambio es sustantivo y da nuevas posibilidades a Uruguay en toda sus dimensiones”, sostuvo Netto.

 

 

Políticas sociales , Cultura, educación, ciencia y deporte, Trabajo

Accesos rápidos