Noticias

Lacalle Pou apeló a un campo en el que acceso a oportunidades sea igual para todos sus trabajadores

Publicado: 19.09.2020 13:43h.

“La mayoría de nosotros viene siempre. Ahora nos toca ser Gobierno”, dijo el presidente Luis Lacalle Pou, al participar del cierre de la edición n.º 115 de la Expo Prado, este sábado 19. Explicó que no se puede estar de espaldas a la producción rural. Abogó por un campo en el que, más allá del negocio, que es importante, sus trabajadores tengan vivienda, acceso a la salud y seguridad, en definitiva: igualdad de oportunidades.
Lacalle Pou en ruedo de la Expo Prado
Pie de foto: Lacalle Pou en ruedo de la Expo Prado

El mandatario recordó que esta es la única exposición de América y probablemente del mundo que se está realizando en el contexto de la pandemia por COVID-19. Habló del concepto de “único”. “Somos una sociedad única y lo bueno de serlo es que nos hace independientes”, enfatizó. “Eso posibilita que, a través de nuestras conductas, logremos muchas cosas. Quizás esa sea la enseñanza de esta pandemia”, dijo.

 

Lacalle Pou aseguró que este Gobierno no está de espaldas a la producción rural, y que siempre concurrió a la Expo Prado. Insistió en que es momento de terminar con las señales de si se está de un lado o del otro. Afirmó que defenderá a todos los uruguayos, cualquiera sea la actividad que decidieran “abrazar” para desarrollo y sustento de su familia.

 

Destacó que el campo que necesita el Gobierno no solo está en el comercio, en los aranceles o en la competitividad, sino que también está en la vida de campo, por eso destacó la importancia del acceso a la vivienda, a una ambulancia, a contar con un destacamento policial o acceder a Internet. En este contexto, habló de igualdad de oportunidades para todos.

 

Aclaró que la mayoría de las autoridades fueron todos los años a la Expo Prado, la diferencia ahora es que son integrantes del Gobierno. Al finalizar su alocución, el mandatario bajó al ruedo y entregó un trozo de madera del galpón n.° 1, símbolo emblemático de la muestra agroindustrial.

 

Del acto también participaron el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Carlos María Uriarte, y el presidente de la Asociación Rural del Uruguay, Gabriel Capurro, quienes también se expresaron en discursos.

 

Además, asistieron la vicepresidenta de la República, Beatriz Argimón; el secretario de Presidencia, Álvaro Delgado; el prosecretario, Rodrigo Ferrés, y los ministros de Educación y Cultura; Pablo da Silveira; de Interior, Jorge Larrañaga; de Industria, Energía y Minería, Omar Paganini; de Economía y Finanzas, Azucena Arbeleche; de Relaciones Exteriores, Francisco Bustillo; de Desarrollo Social, Pablo Bartol, y de Defensa Nacional, Javier García, así como el subsecretario de Ganadería, Juan Ignacio Buffa, entre otras autoridades nacionales.

 

Sueño posible: Que el agro y la pesca sean principales motores de la economía

 

El ministro Uriarte destacó el trabajo del Poder Ejecutivo y de las gremiales vinculadas con el medio rural frente a la lucha contra la pandemia de COVID-19. Destacó la unión y solidaridad que surgieron desde el campo y exhortó a seguir con los cuidados y actuar con responsabilidad, ya que esta etapa de nueva normalidad, de apertura a la actividad social y económica, es necesaria.

 

Recordó que Uruguay es uno de los muy pocos países del mundo en los cuales el COVID-19 aún no ingresó a las cadenas agroalimentarias.

 

El ministro dijo que la cartera que dirige está comprometida a trabajar con todos los integrantes del sector agropecuario y de la pesca en beneficio de los uruguayos, con el objetivo de alcanzar “un sueño posible”, que es asegurar un agro y una pesca económicamente rentables, socialmente responsables, y ambientalmente sostenibles. Agregó que aspira a que sea reconocida por todos los uruguayos como uno de los principales motores de la economía nacional.

 

Respecto a los desafíos del ministerio, Uriarte destacó que, al ser Uruguay un país exportador, se trabajará en la reducción del “costo país”, para impulsar a los aparatos productivos y adecuar las tarifas del gasoil y de la energía eléctrica para sectores que enfrentan la competencia internacional.

 

También se buscará mejorar el acceso a los mercados, junto con los ministerios de Relaciones Exteriores, de Economía y de Industria, para optimizar la colocación y las condiciones de acceso de los productos en el exterior.

 

Hizo énfasis en el desarrollo de un plan nacional de género en las políticas agropecuarias. El objetivo es contar con una estrategia a cinco años de incorporación de la perspectiva de género en las políticas respecto al agro y al sector rural. “Estamos hablando de analizar nuestras políticas y sus impactos, planificar los cambios que sean necesarios e implementar mejoras que permitan que más mujeres se integren al sector, y que las que están integradas lo hagan con total reconocimiento de su rol, que tengan oportunidades de desarrollar sus capacidades y potencial productivo en el agro”, afirmó.

 

Durante su discurso, Uriarte analizó la situación de varios sectores: carne vacuna, lechería, agricultura, arroz, granja, forestación, pesca y apicultura.

 

Dijo que, para el sector de la carne vacuna, el principal negocio es la exportación de carne, actividad en la que el gran desafío está en colocar un stock récord. “Una vez lograda la ansiada meta de los 3 millones de terneros, es momento para redoblar la apuesta y fijarnos como objetivo los 3 millones de faena”, explicó.

 

En cuanto a la lechería, informó que el sector lácteo factura 1.000 millones de dólares anuales (exportaciones y mercado interno), lo que evidencia su relevancia para la economía nacional.

En referencia a la agricultura, destacó que Uruguay logró destrabar en este 2020 la exportación de cannabis para uso industrial y medicinal, y que alcanzó así el ingreso a mercados altamente exigentes, como Suiza. “Demostramos que se puede actuar con agilidad y coordinación entre públicos y privados para solucionar problemas de un sector que está llamado a aumentar fuertemente su capacidad de atraer inversiones, generar exportaciones y mucho trabajo para los orientales. Estimamos una exportación de productos derivados de cáñamo para 2024 en torno a los 200 millones de dólares”, expresó.

 

Respecto a la forestación, dijo que la madera y los productos derivados de ella se consolidaron en su conjunto entre los principales rubros de exportación del sector agropecuario, promediando 2.000 millones de dólares en los últimos años, con destino a más de 50 países en todos los continentes y con una proyección a superar los 3.000 millones de dólares en los próximos años.

 

Para Uriarte, no todo fue negativo en la pandemia. Aseguró que dejó enseñanzas. “Hay que seguir trabajando responsablemente para ser un país competitivo y terminar con las conductas de gastos irresponsables, para desarrollar un Uruguay productivo”, concluyó.

 

 

Accesos rápidos