Noticias

Niños de cero a tres años

Instituto Nacional de las Mujeres entregará sello de certificación a centros educativos que cuiden con igualdad

Publicado: 03.09.2018

“El sello Cuidando con Igualdad busca promover la incorporación del enfoque de género en las prácticas de atención, cuidado y enseñanza, en centros de primera infancia de Uruguay”, dijo la directora de Inmujeres, Mariella Mazzotti. Es un logro de trabajo interinstitucional con el fin de llegar a los niños de cero a tres años con una propuesta educativa que les garantice crecer y aprender en igualdad, añadió.
Presentación del sello Cuidando con Igualdad
Pie de foto: Presentación del sello Cuidando con Igualdad

Es una apuesta a que los niños puedan aprender y jugar en igualdad, porque lo que importa son las curiosidades, las habilidades o las inclinaciones que se tienen al ir creciendo, señaló Mazzotti en la presentación del sello Cuidando con Igualdad, realizada este lunes 3 en el salón de actos de la Torre Ejecutiva.

El sello fue presentado por el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), en coordinación con el Ministerio de Educación y Cultura, la Secretaría Nacional de Cuidados, Uruguay Crece Contigo, el Sistema Integral de Protección a la Infancia y Adolescencia contra la Violencia y el Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay (INAU).

“Es una etapa de la vida de profundos aprendizajes; si pensamos del bebé recién nacido a un niño que ya salta, corre, canta y juega, hay enormes cantidades de aprendizajes, y todos ellos tienen un mensaje de género”, agregó.

Mazzotti explicó que el sello es una certificación para centros de cuidados de niños de cero a tres años, a fin de que el ámbito educativo sea un lugar de libertad, de exploración, de aprendizajes, para que los niños se vayan desarrollando más allá de su género.

Añadió que la construcción de la certificación es producto de una experiencia piloto que se desarrolla en seis centros que están en la órbita del INAU, en los que hay que cambiar algunas prácticas.

“Muchos de esos centros ya tenían prácticas educativas libres de estereotipos de género, en las que, por ejemplo, en el rincón de cocina jugaban con total libertad; y también se estimulaba que las niñas pudieran hacer juegos más expansivos como correr, saltar, tener el dominio de su cuerpo y del equilibrio, con una mayor promoción de las distintas habilidades infantiles”, indicó.

El programa implica una primera capacitación a educadores y luego la disponibilidad de cada centro para que vaya un equipo técnico especializado de Inmujeres a trabajar con los educadores y los niños en sala y ver el relacionamiento con las familias, en el marco de una metodología de trabajo de igualdad de género, para después obtener el sello de certificación.

Por su parte, la ministra de Desarrollo Social, Marina Arismendi, sostuvo que este sello es producto de un proceso de certificación en igualdad que se inició en el ámbito público, parte de una transformación profunda y necesaria, en cuanto a valores culturales y sociales, y de una política pública que surgió de los movimientos sociales.

"A pesar de las enormes tormentas que azotan este continente americano en este momento, nosotros podemos, como política pública, seguir avanzando y profundizando, tenemos las herramientas y los factores de acumulación cultural y del trabajo conjunto entre las instituciones", apuntó.  

Recordó, además, que todos los niños de Uruguay, cuando nacen, reciben un set de bienvenida y pueden concurrir a las distintas instituciones educativas en el marco del Sistema de Cuidados, con una cobertura de calidad, con base en la corresponsabilidad familiar.

En tanto, la ministra de Educación y Cultura, María Julia Muñoz, señaló que la capacidad de aprender se forma en los tres primeros años de vida, por lo que es sustancial que los niños estén bien rodeados, queridos, cuidados y en igualdad de oportunidades. La primera infancia es determinante en el desarrollo de la vida y, en tal sentido, resaltó la importancia del Sistema Nacional Integrado de Cuidados.

“Trabajar en la no discriminación basada en género implica desarrollar acciones contra la violencia y estar atentos al desarrollo intelectual y cognitivo de los niños, sobre todo de cero a tres años”, afirmó.

Derechos humanos, Políticas sociales

Accesos rápidos