Noticias

Nueva Policía

Ingreso de becarios universitarios a comisarías redujo burocracia y mejoró calidad de la atención al público

Publicado: 10.11.2017

La reducción sustancial de papel, burocracia y tiempo y la calidad de los datos ingresados al Sistema de Gestión de Seguridad Pública son los tres logros subrayados por las autoridades a partir de la incorporación de 200 estudiantes universitarios becados para atender al público en las comisarías de Montevideo. La directora del Ministerio del Interior, Gabriela Valverde, informó sobre el concurso para cubrir vacantes.
Gabriela Valverde
Pie de foto: Gabriela Valverde

El sistema es el software con el cual se gestionan las denuncias de delitos, siniestros u otras situaciones, y la calidad de sus datos se considera de vital importancia, reconoció la gerente del Área de Gestión y Seguimiento Presupuestal del Ministerio del Interior, Gabriela Valverde. “Cerrado a octubre de 2017, tenemos aceptados, en calidad y tiempo, un 75,3 % de los eventos ingresados al Sistema de Gestión de Seguridad Pública, cuando hace un año era del 12 %", afirmó.

Este cambio en la calidad de los registros se debe a la incorporación de estudiantes universitarios para la atención al público en las comisarías de Montevideo, que comenzó el 9 de noviembre de 2016, relató Valverde, en entrevista con la Secretaría de Comunicación Institucional.

Las autoridades ministeriales también observaron una mejora en la convivencia y complementariedad de las tareas entre el escalafón policial y los civiles. Si bien se entendía que la relación podía poner en riesgo las reformas en las comisarías, no existieron renuncias de becarios por desavenencia o conflictos dentro de las unidades policiales.

También se eliminó el papel para levantar las denuncias, porque ahora se realizan directamente en el sistema, sin duplicar los registros. “Estamos optimizando tiempo y recursos del Estado”, acotó Valverde.

Además indicó que la dirección del programa que gestiona a los becarios recibe permanentemente las felicitaciones de la ciudadanía por el nivel de la atención que reciben y que se abatieron los niveles de denuncia o reclamos por el accionar policial en comisarías.

Actualmente, se desempeñan poco menos de 200 becarios, pero fueron creados 225 cupos. Las vacantes se producen por estudiantes que se recibieron y dejaron sus lugares o porque debido a trámites burocráticos no fueron ocupadas. Valverde adelantó que el próximo año se abrirá un llamado para cubrir estos puestos. Los becarios son contratados por 18 meses. Una vez cumplido el plazo, si la evaluación es positiva, se renueva por otro año. Cumplidos 30 meses, el vínculo culmina. Los becarios trabajan 30 horas semanales, tienen una rotación en el día libre semanal, y su sueldo nominal es de seis bases de prestaciones y contribuciones (BPC).

Valverde reveló que “en la primera distribución de becarios, algunos tenían cierta reticencia a ir a zonas más conflictivas. Una vez instalados y trabajando, hemos necesitado cambiarlos de lugar y no han querido porque están conformes con su tarea y les agrada la unidad que les tocó”.

Es más, muchos estudiantes universitarios hoy están concursando para ser operadores penitenciarios, es decir que pasaron la barrera de atender al público a trabajar con personas privadas de libertad en una unidad de internación, a lo que se suman las postulaciones a oficiales de Policía, valoró la jerarca.

Genérica

Accesos rápidos