Noticias

Mitigación del cambio climático

Uruguay continúa con su esfuerzo en busca de ser un país resiliente y bajo en carbono

Publicado: 01.02.2018

El segundo Informe Bienal de Actualización, compromiso asumido por Uruguay ante la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y presentado por la cartera de Vivienda y Medio Ambiente, destaca que fue posible reducir los gases de efecto invernadero gracias a las inversiones en la diversificación del sector energético de 7.000 millones de dólares, equivalentes al 13 % del producto interno bruto de 2016.
Cambio climático
Pie de foto: Cambio climático

El documento Bienal de Actualización (BUR, por su siglas en inglés), presentado por el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente en el marco del Sistema Nacional de Respuesta al Cambio Climático (SNRCC), contiene información de diciembre de 2015 a octubre de 2017 respecto de la presentada en las Comunicaciones Nacionales de Cambio Climático.

Incluye circunstancias nacionales acerca del tema, el inventario de gases de efecto invernadero (GEI), las acciones de mitigación del cambio climático, detalla sectores como energía, transporte, actividad agropecuaria y forestal, tratamiento de residuos, necesidades financieras, de transferencia de tecnología y de capacidades y el apoyo recibido para desarrollar acciones de adaptación y mitigación.

Dada la importancia de los impactos del cambio climático, así como las posibilidades de Uruguay de contribuir a la reducción de emisiones de gases contaminantes, el informe destaca las inversiones público-privadas realizadas en el sector energético, que alcanzaron a unos 7.000 millones de dólares, equivalentes al 13 % del producto interno bruto de 2016, que se han invertido en los últimos años en la diversificación de las fuentes de generación de electricidad.

La introducción de fuentes renovables no tradicionales para generar electricidad fue el principal destino de esas inversiones, con lo cual se logró para 2016 que el 59 % del abastecimiento de esa energía y el 97 % de la producción tuviera ese origen. En cuanto al tratamiento de residuos sólidos urbanos (RSU), se consiguió que la disposición final de aproximadamente 60 % del total se realice a través de rellenos sanitarios con captación y quema de metano.

La gestión de los residuos sólidos industriales y asimilados también mejoró progresivamente en cuanto a los controles y su gestión ambiental, con la introducción de un marco regulatorio en el año 2013. Respecto de los agroindustriales, se encuentran en funcionamiento 13 plantas de generación de energía a partir de desechos forestales, cáscara de arroz y licor negro de celulosa, con una potencia de generación eléctrica de 413 megavatios. Doce de esas plantas cogeneran.

La gestión de las aguas residuales domésticas y comerciales ha permitido registrar progresivos aumentos en la cobertura del servicio de alcantarillado, así como en los tratamientos de los efluentes colectados en el interior del país, particularmente en la cuenca del río Santa Lucía.

En cuanto a las aguas residuales industriales, también se registraron mejoras progresivas en el desempeño de los distintos sistemas de gestión y tratamiento, con la ejecución de algunos proyectos que utilizan metano de los tratamientos anaerobios para la generación de energía eléctrica. En la cuenca del río Santa Lucía, se han registrado notables avances en los sistemas de tratamiento de efluentes.

Ver segundo informe

Ver primer informe

Genérica

Accesos rápidos