Noticias

Trabajo articulado

Sesionó por primera vez el Consejo Nacional Honorario Coordinador de Políticas para Combatir Sobrepeso y Obesidad

Publicado: 11.12.2018

Tras la decisión del presidente Tabaré Vázquez de crear un Consejo Nacional Honorario Coordinador de Políticas para Combatir Sobrepeso y Obesidad, el grupo sesionó por primera vez este martes 11 en la sede del Ministerio de Salud Pública. El objetivo es revertir la epidemia que afecta al país, ya que el 65 % de los adultos y el 28 % de los niños padecen sobrepeso u obesidad y posibilidades de desarrollar patologías complejas.
Primera reunión del Consejo Coordinador de Políticas para Combatir Sobrepeso y Obesidad
Pie de foto: Primera reunión del Consejo Coordinador de Políticas para Combatir Sobrepeso y Obesidad

El ministro de Salud Pública, Jorge Basso, presidió el primer encuentro del Consejo Nacional Honorario Coordinador de Políticas para Combatir el Sobrepeso y la Obesidad creado por decreto de Presidencia de la República en noviembre. De este grupo de trabajo, participan ocho ministerios, varios organismos (algunos de ellos vinculados a la educación y el deporte), además de las comisiones de Salud Cardiovascular y de Lucha contra el Cáncer y las intendencias. La reunión tuvo lugar el martes 11 en la sede ministerial.

El objetivo de este equipo es consolidar los esfuerzos de los distintos organismos, generar un plan de acción sostenible en el tiempo, con metas y objetivos, que logre impactar en aspectos culturales de la sociedad y ponga el tema en la agenda de preocupación de la población para que se comprenda que se atraviesa una situación compleja. La promoción de buenas prácticas alimenticias, la eliminación progresiva de grasas trans, la reducción de ingesta de azúcar y sal y la promoción de actividad física son algunas de sus metas.

En la actualidad, el 65 % de los adultos y el 28 % de los niños padecen sobrepeso u obesidad. Prácticamente un 1 % de la población ingresa a esta categoría cada año. “Uruguay está a la cabeza del incremento de estos dos factores, tanto en adultos como en niños”, señaló el ministro Basso a la Secretaría de Comunicación Institucional. Esta situación se explica en la mejora de las condiciones de vida de los uruguayos, que deriva en un mayor consumo, incluido el de alimentos con componentes críticos en materia de calorías.

Esa tendencia creciente, razón por la cual se habla de epidemia, está acompañada de factores de riesgo y enfermedades, sobre todo las no transmisibles, como la diabetes tipo II y patologías cardiovasculares, así como elevados niveles de colesterol y triglicéridos, a lo que se suman los problemas articulares, que pueden derivar en la colocación de prótesis de miembros inferiores.

Además de perjudicar la calidad de vida de la gente en forma directa, implican un incremento en el presupuesto para reducir y controlar esta situación. Un estudio publicado por la universidad ORT, presentado en diciembre, indica que en 2020 se incrementará en 500 millones de dólares la atención sanitaria a causa de este tema. “Si no hacemos nada, lo único esperable es seguir generando más morbimortalidad y costos para la asistencia”, afirmó.

En este contexto, Basso entiende fundamental el trabajo en equipo, la articulación y el intercambio que se da en este tipo de encuentros, que se procuran realizar con una frecuencia trimestral, alineados a las recomendaciones nacionales e internacionales para la elaboración de políticas públicas sostenibles que permitan generar un cambio cultural y, con ello, disminuir la epidemia. “Debemos generar marcos regulatorios (como el etiquetado frontal de alimentos) y trabajar con más profundidad el tema en el ámbito escolar y liceal”, en lo que respecta al consumo de más alimentos naturales, además de promover la lactancia materna exclusiva en los primeros seis meses de vida, dijo.

Una de las acciones a desplegar se relaciona con la comunicación, por lo cual el ministerio está realizando un llamado a empresas de comunicación para ejecutar una política fuerte, de manera de utilizar todos los recursos existentes para llegar a la población. Asimismo, el ministro confía en que la industria utilice el tiempo concedido a los efectos de la implementación del etiquetado frontal para modificar la composición de algunos productos que son nocivos para la salud.

Salud

Accesos rápidos