Noticias

La paz marcada en la cara de niños

Mujica recibió a los primeros refugiados sirios que llegan a Uruguay huyendo de la guerra

Publicado: 09.10.2014 13:37h.

El Presidente José Mujica recibió este jueves en el aeropuerto internacional de Carrasco el grupo de familias sirias, avanzada del contingente de refugiados que se radicará en suelo uruguayo para escapar de la guerra civil que sufre su país y que se completará en febrero. El canciller Luis Almagro dijo que Uruguay tiene capacidades para “continuar abriendo sus puertas y corazones de la sociedad” al extranjero que busca amparo.
El Presidente José Mujica y Osvaldo Laport, embajador de Acnur, reciben a refugiados sirios
Pie de foto: El Presidente José Mujica y Osvaldo Laport, embajador de Acnur, reciben a refugiados sirios
Con claros signos de cansancio por el largo viaje, pero con la alegría y la curiosidad marcada en sus rostros, los refugiados sirios fueron agasajados con galletitas, otros bocadillos y especialmente golosinas, pelotas de fútbol y juguetes para los niños y niñas, que constituyen la absoluta mayoría del contingente.

Mujica saludó uno por uno a los integrantes del grupo de extranjeros, al momento que, traducción de por medio, les comentaba que Uruguay es un país de gran tradición de acogida, prácticamente conformado por emigrantes europeos, como él mismo.

El mandatario estuvo acompañado del canciller Luis Almagro, la directora de la Secretaría de Derechos Humanos para el Pasado Reciente, Graciela Jorge, el embajador de buena voluntad de la Agencia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), el reconocido actor uruguayo Osvaldo Laport, y otras autoridades.

En un amplio salón de la Base Aérea Nº 1 de Carrasco, los refugiados llegaron acompañados por el secretario de Derechos Humanos de la Presidencia de la República, Javier Miranda, y la directora general del Ministerio de Salud Pública, Marlene Sica.

El canciller Almagro confirmó que en esta primera etapa llegaron 42 refugiados y que en febrero se recibirán siete familias más, que completarán el contingente de 120 personas que decidió amparar Uruguay.

La llegada a Carrasco de esta primera tanda de refugiados, que según encuestas privadas es altamente aceptada por la población uruguaya, se completó con toda normalidad tras un viaje de de unas 30 horas de duración, que incluyó una escala de trasbordo de aeronave en el aeropuerto internacional argentino de Ezeiza.

Luego de una breve estadía en la Base Aérea Nº 1, el contingente de refugiados se dirigió al Hogar San José, de los católicos Hermanos Maristas, ubicado en Camino Maldonado, donde pernoctarán hasta que puedan ser asentados en el lugar definitivo para su inserción en Uruguay.

Hacia ese lugar se dirigió también el Presidente Mujica para acompañar a los refugiados junto con el personal que los asiste y compartir luego un almuerzo.

Compromiso de Uruguay con refugiados
Uruguay asumió esta responsabilidad y pidió asistencia y cooperación en materia de know how (conocimiento y manejo adquirido), en la materia, sin perjuicio de las capacidades nacionales que son las que encontraron el camino para el desarrollo del proyecto, dijo el ministro de Relaciones Exteriores, Luis Almagro, al retirarse del aeropuerto.

Añadió que toda la preparación de la llegada de estas personas se realizó con recursos humanos, económicos y materiales uruguayos, junto al apoyo técnico y conocimiento de Acnur y de la Organización Internacional de Migraciones.

Al respecto de este último organismo, Almagro informó que asistirá a una conferencia regional en materia de migraciones el 2 y 3 de diciembre en Brasil, donde tanto Uruguay como el país anfitrión realizarán planteos para que el resto de América pueda recibir refugiados ante situaciones de crisis humanitarias o conflictos armados internos y externos.

“Esperamos que este remanso de paz y tranquilidad que es América Latina pueda servir como una referencia importante en materia de refugiados para aquellos que viven situaciones humanitarias de extrema urgencia”, alentó el canciller.

Precisó, además, que en esta primera etapa llegaron 42 refugiados y que en febrero se recibirán siete familias más, que completarán el contingente de 120 personas que decidió refugiar Uruguay.

Consideró también que Uruguay tiene capacidades para “continuar abriendo sus puertas y corazones de la sociedad”.

Por su parte, Miranda dijo que las familias que llegaron este jueves al país experimentan una mezcla de ansiedad y felicidad.

“Están contentos y emocionados, son seres humanos que eligen retomar un proyecto de vida”, enfatizó. 

Relaciones exteriores, Derechos humanos

Accesos rápidos