Noticias

Kreimerman sobre Montes del Plata

Planta de Conchillas responde a exigencias ambientales y a política de energías renovables

Publicado: 03.07.2014

El Gobierno uruguayo fue “exigente y cumplidor” con las normas sobre cuidado del ambiente respecto de la fábrica de pasta de celulosa instalada en la localidad coloniense de Conchillas y la empresa transnacional respondió adecuadamente a las normas impuestas, aseguró el ministro de Industria, Roberto Kreimerman. Agregó que la operativa de esa inversión coincide con la política nacional de energías renovables.
Planta de Montes del Plata
Pie de foto: Planta de Montes del Plata
En entrevista con la Secretaría de Comunicación, el ministro Kreimerman se refirió al  proceso de habilitación ambiental de la planta que el consorcio Montes del Plata construyó en Conchillas y a la incorporación de nuevas tecnologías para su mayor eficiencia.

Tras aclarar que ese es un tema que le compete directamente al Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, el funcionario sostuvo que el Gobierno en general evalúa el proceso como “exigente”.

“Se fue exigente y cumplidor con todas las normas en forma estricta y la empresa también respondió adecuadamente a las exigencias. Es un proceso que transcurrió positivamente”, acotó. 

Explicó, además, que la evaluación sobre las consecuencias ambientales implica muchos aspectos, que exceden los controles de efluentes y emisiones gaseosas. En este sentido, agregó que también se controla cómo llegan los insumos y cómo sale la producción.

“En todo eso hay un grado de exigencia importante que correspondía y hay una respuesta positiva por parte de la empresa”, insistió Kreimerman, quien habló de los permisos, los cuales se fueron otorgando en la medida que los inversionistas cumplían con los requerimientos.

Efluentes y gases
En lo que respecta a los efluentes que genera a partir del proceso industrial que acaba de comenzar, la empresa se encarga de tratarlos antes de volcarlos al río en su “planta de tratamiento de efluentes”.

Estos efluentes pasan por distintas piletas, una de ellas corresponde a la de fangos activados en la que bacterias y microbios digieren parte de lo contenido en ese excedente. Posteriormente se pasa estas aguas a otras piletas en las que se culmina el proceso de purificación, se regula la temperatura y se vierten al Río de la Plata.

De igual manera se tratan los gases emitidos en toda la planta mediante una caldera que los quema para reducir las emisiones de olor al aire, se puntualizó.

Gestión ambiental
La gestión ambiental de la empresa Montes del Plata comienza con la planificación de las actividades que, en el caso de las plantaciones forestales, requieren un análisis y diagnóstico específico de los predios con el fin de identificar las áreas que se destinarán a plantación, conservación u otros usos.

Las áreas sensibles se protegen y aquellas con valor se conservan, por ejemplo cuando se trata de sitios con alto valor cultural, montes nativos, bañados y áreas cercanas a los cursos de agua. Se analiza la topografía y el suelo para poder elegir las mejores prácticas operacionales para cada situación.

Montes del Plata inauguró un moderno vivero en el departamento de Río Negro, con una capacidad de producción de hasta 20 millones de plantines al año y que involucra un área de 140.000 metros cuadrados de superficie.

Este vivero refuerza el compromiso de la empresa con la forestación sustentable a partir de la incorporación de nuevas y mejores técnicas de producción de árboles.

La empresa asegura que emplea las más exigentes tecnologías y técnicas disponibles en sus operaciones para lograr una gestión responsable de los recursos naturales y el uso racional de la energía y de los insumos. Apuesta al reciclaje y la reutilización de insumos, minimizando la generación de desechos. 

Asimismo, la adopción de un sistema bimodal de transporte (en barco y camión) y la producción de energía limpia a partir de biomasa (autoabastecimiento energético) también tienen efectos positivos para el ambiente.
  
Abastecimiento energético
El complejo industrial de Conchillas cuenta con una unidad generadora de energía a partir de biomasa que habilitará el autoabastecimiento de energía.

El proceso de extracción de la pasta para fabricar papel genera residuos de hemicelulosa y lignina que contienen un alto valor energético. A través del procesamiento de este recurso se generará energía térmica, con la que se moverá una turbina que producirá la electricidad suficiente para abastecer la planta.

El excedente que se genere se venderá a la red nacional de UTE que, se estima, alimentará a unos 200.000 hogares.

La implementación de esta usina generadora de energía fue considerada un mecanismo de desarrollo limpio por la Organización de las Naciones Unidas y contribuye, además, con la diversificación de la matriz energética que Uruguay está llevando adelante a través de recursos 100 % renovables.

“No habríamos avanzado industrialmente ni socialmente si no hubiéramos tenido la transformación energética que estamos teniendo”, señaló Kreimerman.

“El país estuvo al punto de necesitar hacer cortes de electricidad hace algunos años debido a las sequías, pero ahora ese factor se erradica e, incluso, hasta exportamos en buena cantidad”, afirmó.

“Pero además de energías limpias, a nivel de la humanidad, uno de los aspectos más importantes es disminuir la emisión de gases de efecto invernadero y eso se puede hacer solo a partir del uso de energías renovables”, apuntó.

“La planta de Montes del Plata va en línea con la política nacional de energías renovables, dejando de lado los combustibles fósiles”, añadió.

Luz en escuelas

Montes del Plata se comprometió a viabilizar el suministro energético en escuelas públicas del interior del país que aún no disponen del servicio y que están comprendidas en su zona de influencia, que son los departamentos de Tacuarembó, Maldonado, Rocha y Río Negro.

Cuatro centros educativos son equipados este año con sistemas fotovoltaicos, que permitirán el acceso a una fuente energética renovable, sostenible y ecológica, capaz de cubrir las necesidades de iluminación de los establecimientos. La inversión supone 40.000 dólares.

El sistema, además, permitirá extender y profundizar el alcance del proyecto de inclusión tecnológica del Plan Ceibal, al proveer la conectividad necesaria para que cada vez más escolares tengan acceso a Internet.

El proyecto está enmarcado dentro del programa "Luces para aprender Uruguay", en el que participan la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), la Fundación Elecnor, el Ministerio de Educación y Cultura, la Administración Nacional de Educación Pública, Plan Ceibal y la empresa estatal UTE.

Sin categoría

Accesos rápidos