Noticias

China absorbe 23,5% de las exportaciones

Sector cárnico ya aportó este año 1.256 millones de dólares al producto interno de Uruguay

Publicado: 04.11.2014 08:07h.

“El desafío es asumir que somos potencia en el mercado internacional de carnes”, señaló el director del INAC, Pablo Caputi, tras resaltar que China ya representa 23,5 % de las exportaciones de estos productos de Uruguay. Detalló que para este año está proyectado faenar 2,1 millones de animales, mientras que las ventas de carne bovina entre enero y octubre sumaron 1.186 millones de dólares y la ovina 70 millones.
La carne uruguaya invade nuevos mercados
Pie de foto: La carne uruguaya invade nuevos mercados
Caputi, en entrevista con la Secretaría de Comunicación, describió los aspectos más importantes de la actividad del sector cárnicos de Uruguay. A modo de resumen de números macros cerrados al 24 de octubre, informó que las proyecciones indican que este año se faenarán 2,1 millones de vacunos, frente a casi dos millones de 2013 en el total de los frigoríficos habilitados.

“No es una faena alta pero es una recuperación del año pasado que fue un poco baja, ante lo cual permite generar un volumen más interesante de exportaciones”, agregó el director de Información y Análisis Económicos del INAC (Instituto Nacional de Carnes).

El sector ganadero se mueve con cierta cautela, especialmente por parte de productores e industriales, advirtió el directivo. “Se está trabajando con el nivel de stock muy alto por parte de productores, que supera los 12 millones de vacunos en el campo cuando antes se venía trabajando con 11,5 millones”, detalló.

Del mismo modo, la industria es muy cauta en no presionar demasiado con una demanda alta que haga que los precios aumenten demasiado. “Son dos factores que juegan con la estrategia de observar un poco y no adelantar faena”, puntualizó.

Precios
Sobre los precios de exportación, Caputi sostuvo que la tonelada de carne con hueso se paga en la actualidad 4.000 dólares frente a los 3.800 dólares del año pasado.

“Son precios muy buenos con dos observaciones importantes”, aclaró. Una es la recuperación del tipo de cambio que en 2013 con un dólar cotizado en 2013 a 20,5 pesos promedio frente a la media de 23,1 pesos este año y que en las últimas semanas se aproximó a 24 pesos.

“El precio del dólar evolucionó por encima de la inflación, lo cual recupera competitividad”, aseguró. “Ese aumento favorece a los sectores exportadores y la agropecuaria es una, solo basta ver que produce alimentos para 28 millones de personas cuando Uruguay tiene solo 3,3 millones de habitantes”, apuntó.

“Cuál eslabón de la amplia cadena del sector es favorecido, es otra discusión”, reflexionó.

La otra observación es que los precios de los granos o lácteos tuvieron una merma de venta en los mercados internacionales.

“La carne logró sostenerse porque no es un commodity (materia prima) propiamente dicho debido a que tiene sofisticación, valor agregado y que se defiende muy bien en la diversificación de mercados”, destacó.

En cuanto a precios de la hacienda, Caputi sostuvo que, tras pasar por una caída pronunciada en 2013 “que provocó fricciones y preocupaciones”, se recuperaron notoriamente este año.

“Como siempre, hay un puja cuando aumenta un poco la oferta y más disponibilidad de ganado se ejerce una presión a la baja de los valores y, cuando hay más escases, hay un presión al alza”, justificó.

Sobre los precios de venta en el mercado interno uruguayo, puntualizó que estos han acompañado la inflación “un puntito arriba o abajo, pero no se han desalineado de modo importante con el conjunto de la economía”.

“Tenemos una cadena cárnica de las más sofisticadas a nivel mundial, donde los activos de los productores y de la industria valen mucho y resisten circunstancias no tan buenas”, argumentó Caputi.

Destino de la carne
“Hemos demostrado capacidad real de penetración y competencia. Cuando los bienes son no transables y solo los colocamos internamente, no nos enteramos qué tan competitivos somos, pero cuando son transables y debemos competir internacionalmente las cosas son más duras y estamos bien posicionados”, alertó Caputi.

Notificó que la carne uruguaya cotiza muy bien en los mercados mundiales, solo por debajo de Estados Unidos. Se compite con ventajas con los productos de Australia, Brasil y Argentina y la diversificación de mercados ha posibilitado al país acceder a más de 120 destinos diferentes, enfatizó el director de INAC.

“No quiere decir que los usemos todos los meses, sino que se usan con prudencia e inteligencia por parte de las empresas exportadoras que arman su portafolio de colocación”, añadió.

Confirmó que la irrupción de China continúa siendo la sorpresa del sector, puesto que cambió la demanda de carne vacuna, de la misma manera que lo era en menudencias y subproductos más baratos.

“Hoy es nuestro principal mercado individual, con 23,5 % del total de colocaciones uruguayas, con un valor promedio de 214 millones de dólares” al cierre de los datos de este año hasta el 24 de octubre, ejemplificó.

Sobre el mercado general de carnes, Caputi aclaró que China es autosuficiente en cuanto a los productos porcinos o aviar que consume, pero no así para conseguir carne vacuna.

Caputi también aseguró que creció la actividad comercial con los países del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), más conocido por Nafta por sus siglas en inglés, especialmente en lo que respecta a las compras de Estados Unidos y Canadá, aunque no tanto del tercer integrante, México.

En tanto que la Unión Europea, que compra a Uruguay según las cuotas Hilton y 481 (carne de alta calidad y menor arancel de ingreso a ese mercado) se estabilizó en torno a 15 % en volumen de las exportaciones nacionales, aunque representa una proporción mucho más alta en precios por el tipo de cortes y calidades que demanda.

“No cuestan lo mismo los cortes delanteros que traseros y Europa lleva mucho los lomos y bife angosto o angosto, cuadril y por definición son los más caros. Podrá tener problemas económicos pero nunca dejo de comprar buena carne uruguaya”, puntualizó.

Otros mercados significativos son el resto del Mercosur (Mercado Común del Sur), con 12 % de las ventas uruguayas de carne, Rusia con 11 % e Israel con 10 %. A ellos se sumará un importante destino como es Corea del Sur, el gran triunfo de la diversificación como señal de que un país que vacuna contra la aftosa puede acceder. “El último es Japón con expectativa de abrirlo”, añadió.

“Tener todos los mercados abiertos es lo que sueñan todos los países de América Latina y, a partir de eso, colocar en cada uno el corte que mejor pague. Ese trabajo de muchos años se transformó en normalidad y brinda seguridad y certeza”, puntualizó.

En el caso de la carne ovina, las exportaciones representan 4 % del total, con 54 millones de dólares en lo que va del año. El principal destino para estas carnes es el Mercosur, especialmente Brasil, que representa 49,5 % del total exportado.

Trabajo a largo plazo
Caputi indicó que, a modo de llamado de atención, se puede decir que lo difícil no es llegar sino mantenerse y que Uruguay alcanzó la posición actual sin tener demasiado una vocación de ser número uno del mundo, “porque no es nuestra cultura asumir que nos tomen como referencia”.

“Me gustaría tener mayores certezas y que las empresas tengan capacidad de planificación con apuestas a largo plazo y no cosechar en un año sino en cinco o 10”, desafió.

“Nuestro liderazgo requiere de mayor innovación, porque si no se achica las posibilidades de mejoras fáciles pues ahora las que quedan son más difíciles”, señaló.

Caputi entiende que “Uruguay no es un buen lugar para venir y hacer dinero fácil, sino que es un país caro porque la renta por persona es alta, la mano de obra crece y la tierra multiplicó por siete su valor”.

“Por eso debemos repensarnos todo desde otro lugar, ese el mayor desafío”, instó. 

Economía, producción y energía

Accesos rápidos