Noticias

Mujica en encuentro con el rey de España

Cumbre Iberoamericana transcurre con expectativas en intercambio educativo e innovación

Publicado: 09.12.2014

"Iberoamérica en el Siglo XXI: Educación, Innovación y Cultura" es la premisa que marca la discusión desde las 16 hora uruguaya de este viernes en la cumbre de América Latina, Andorra, España y Portugal, tras la introducción al debate en la primera reunión plenaria. Al término de esa sesión de la víspera, el Presidente José Mujica se entrevistó con el Rey Felipe VI para repasar asuntos bilaterales y de inserción internacional.
Cumbre Iberoamericana en plena sesión en Veracruz (Presidencia de México)
Pie de foto: Cumbre Iberoamericana en plena sesión en Veracruz (Presidencia de México)
La XXIV Cumbre Iberoamericana, inaugurada el lunes en la sudoriental ciudad mexicana de Veracruz, continúa con su sesión plenaria central desde las 12:00 hora local (16 hora de Uruguay), cuando los mandatarios podrán desarrollar sus posturas con expectativas sobre las iniciativas planteas en las áreas educativa, de innovación y culturales, con la expresada voluntad de fortalecer el bloque.

Este enfoque tiene su puesta en concreto en las iniciativas planteadas por la Secretaría General Iberoamericana (Segib) a las jefas y jefes de Estado y de gobierno de los 19 países latinoamericanos y los tres europeos ibéricos. Entre ellas se cuentan el Programa de Movilidad Académica, el Programa Iberoamericano de la Juventud y la Agenda Digital de la Cultura.

La titular de la Segib, la costarricense Rebeca Grynspan, fue la encargada de abrir las sesiones del lunes en las instalaciones del World Trade Center de Boca del Río, en Veracruz, ante la presencia de 15 gobernantes de los 22 estados parte y la conducción del mandatario anfitrión, Enrique Peña Nieto.

"Este mundo no está hecho para andar solo, está hecho para ir acompañado", comenzó Grynspan, en referencia a la necesidad de sumar esfuerzos para reflotar el ímpetu con el que este bloque nació en la también mexicana ciudad de Guadalajara en 1991, cuando aún no habían sido conformadas la Unión de Naciones Suramericanas ni la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac), entre otras instancias multilaterales que compiten en tiempo e interés hoy.

Grynspan, quien debuta en su cargo en las cumbres, instó a los gobernantes a buscar asuntos comunes con el perfil específico de cada agrupamiento regional para que de ese modo puedan convivir las variadas maneras de caminar juntos y, por ende, con mayor fuerza en el concierto internacional.

“Lo fundamental aquí es complementar y no competir” en este “espacio iberoamericano que debe orientarse a la construcción de una verdadera ciudadanía común”, explicó la responsable de la Segib, tras destacar las coincidencias en ese rumbo con el Presidente Mujica, según lo conversado en su visita a Montevideo.
 
En esta Cumbre Iberoamericana del sudeste de México se inaugura la periodicidad bianual de estas citas, que hasta ahora se hacían cada año. Por lo tanto se ha dispuesto que el próximo encuentro se realice en 2016 en Colombia, alternando con la cita de mandatarios y mandatarias de la Celac con la Unión Europea, prevista para 2015 en Bruselas.

Otro de los oradores de la primera asamblea plenaria fue el Rey Felipe VI de España, también debutante como tal en esta cumbre, quien sostuvo la necesidad de que los países iberoamericanos actúen “con visión e inteligencia, y con realismo y pragmatismo para sacar el mejor partido a nuestras afinidades y caminar juntos” en los distintos ámbitos político, económico, cultural, social y educativo.

Felipe VI de Borbón, quien asumió como monarca al abdicar su padre Juan Carlos tras 39 años de reinado de España, tuvo un encuentro de despedida, calificado de sumamente amistoso y productivos para las relaciones bilaterales, con el Presidente Mujica, quien el 1.º de marzo entregará su cargo al recientemente electo Tabaré Vázquez.

Precisamente, el hecho de que Mujica cumpla su última actuación como mandatario de Uruguay en este tipo de cumbre hizo que tuviera un recibimiento especialmente cálido, con un prolongado aplauso de sus pares y de otros representantes gubernamentales y personalidades presentes.


 

Relaciones exteriores

Accesos rápidos