Noticias

Supervisión de Libertad Asistida

Más de 2.000 personas cumplen tareas comunitarias ordenadas por juzgados penales y de faltas en Uruguay

Publicado: 26.03.2019 09:46h.

La meta prioritaria de las tareas comunitarias y vigiladas es bajar la reincidencia delictiva, por lo cual se debe comprometer a la ciudadanía a conocer el verdadero sentido de esas medidas alternativas a la prisión, dijo la directora de Supervisión de Libertad Asistida, Cecilia Vega, tras compartir información al respecto con la sociedad civil y el Poder Judicial. Más de 2.000 personas están bajo la órbita de la oficina.
Presentación del Área de Coordinación Institucional
Pie de foto: Presentación del Área de Coordinación Institucional

“La Oficina de Supervisión de Libertad Asistida atiende lo relacionado con las medidas alternativas a la privación de libertad, como arrestos y prisiones domiciliarias, tareas comunitarias, medidas restrictivas y libertades vigiladas”, informó Vega en entrevista con la Secretaría de Comunicación Institucional.

La dependencia presentó, este martes 26, el Área de Coordinación Institucional, en un encuentro de intercambio de información y experiencias en el abordaje de las medidas alternativas a la prisión con asistencia de autoridades del Instituto de Rehabilitación, el Poder Judicial y organizaciones no gubernamentales que participan de las experiencias del trabajo comunitario que realizan las personas supervisadas.

“Consideramos como una prioridad brindar otro enfoque a las tareas comunitarias”, apuntó. “No es solo la obligatoriedad de hacer las tareas, sino que tenga realmente algún sentido, tanto para la persona que comprenda el hecho de no estar presa como para el resto de la sociedad”, complementó.

“El objetivo prioritario de las tareas comunitarias y vigiladas es bajar la reincidencia delictiva y, por eso, se debe comprometer a toda la sociedad”, sostuvo.

Vega informó que hay entre 2.000 y 2.500 personas en todo Uruguay que están en la órbita de la Oficina de Supervisión de Libertad Asistida, incluidas las que cumplen pena también por la Ley de Faltas. “No son solo tareas ordenadas por juzgados penales, sino también por los de de faltas”, indicó.

“Para concientizar falta aún y estamos en un camino bastante largo. Poder reunirnos es un paso para desestigmatizar ese proceso que no hace mucho tiempo comenzó en Uruguay”, abundó.

Seguridad y defensa

Accesos rápidos