Noticias

Eduardo Bonomi

Para Bonomi, la reducción de la baja de delitos entre octubre y diciembre de 2017 implica varias causas

Publicado: 15.02.2018

La visita anual de la Suprema Corte a las cárceles es la menor de las causas que explican la reducción en la baja de rapiñas registrada en el último trimestre de 2017, según el ministro del Interior, Eduardo Bonomi. Otros factores son la puesta en funcionamiento del nuevo Código del Proceso Penal en noviembre y el reperfilamiento de las rapiñas, que cambiaron, de buscar dinero a objetos.
Eduardo Bonomi
Pie de foto: Eduardo Bonomi

En febrero, la Suprema Corte de Justicia sostuvo que el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, en el marco de una entrevista publicada por el semanario Búsqueda, estableció una “premisa infundada” entre la cantidad de liberados por la visita de los ministros del Poder Judicial a las cárceles y el aumento de los delitos.

“Me llamó la atención la controversia dijo Bonomi en diálogo con la Secretaría de Comunicación Institucional—, porque, en realidad, visitas de cárceles hay todos los años y todos los años hay un leve cambio en la tendencia al aumento del delito después de las visitas que, en el marco de lo que significa el delito de rapiñas, es leve”, expresó.

Recordó que en octubre, mes de la visita a las cárceles, se registró un incremento de las rapiñas. “Lo señalé, tendiendo a explicar un aumento que se había dado en octubre y diciembre, que llevó a que en setiembre la baja estuviera ubicada en 13,5 % respecto a 2015 y al final del año se transformara en un 8,5 % de baja”, dijo.

Según el jerarca, la explicación implica varios componentes, entre los que la visita de cárceles es el menos importante.

Una de ellas es el despliegue de un nuevo Código del Proceso Penal en noviembre y diciembre, meses en los cuales bajó la cantidad de procesamientos, dijo. "Esa cuestión ya la teníamos prevista, al presidente de la Suprema Corte, al fiscal de Corte, a la ministra de Educación y Cultura y a mí, una autoridad del gobierno de Austria a principios del año pasado nos había dicho que generalmente se produce ese efecto cuando empieza a funcionar el nuevo Código del Proceso con una baja en los procesamientos”, añadió.

“Si uno compara la cantidad de personas privadas de libertad que había en setiembre, aproximadamente 11.400, con las que hay hoy, 10.500, esa cantidad de personas saliendo a la calle ha llevado a un aumento de las rapiñas. Eso es indiscutible”, afirmó.

El Ministerio del Interior también maneja, como otro factor, que hasta setiembre había una prevalencia mayor de robo de dinero, lo que se modificó al robo de objetos, como calzados, celulares o ropa. “Evidentemente (esos objetos) van a dar a las bocas a cambio de droga. Eso cambia también la relación entre robo con arma de fuego y arma blanca, que aumenta”, complementó Bonomi.

“La Suprema Corte cuestiona el leve aumento de octubre, que, a mi juicio, se produce por una liberación extra, no la normal de todos los meses y que pasa todos los años. Me llama la atención, pero no es una cosa para discutir ni ponerse con dos enfoques”, argumentó.

“Ese cambio, de octubre a diciembre de 2017, que nos dejó en 8,5 % de un 13,5 %, es muy difícil de remontar para llegar en marzo a 15 % de baja. Además en enero se mantuvo una tendencia al alza que en febrero siguió creciendo, pero ya revertiendo la tendencia. Estamos revertiendo la tendencia de esos cuatro meses y vamos a ir a la baja, pero ha habido factores que incidieron”, puntualizó.

El entrevistado consideró que la coordinación para implementar el nuevo Código del Proceso Penal se debe ajustar más y precisar criterios. “Hoy hay dos visiones sobre si la Policía puede actuar cuando se denuncia un delito sin orden del fiscal. Yo creo que sí, puede actuar y el fiscal de Corte también dijo que puede actuar. Si uno denuncia que le robaron el auto hace tres minutos, la Policía no tiene que pedir orden al fiscal para investigar ese robo, sino nunca va a llegar a esclarecer esa situación. Pero los abogados defensores cuestionan que la Policía actué e interrogue sin orden del Fiscal”, dijo el secretario de Estado.

En ese sentido, aclaró que hay dos situaciones: una es cuando la Policía ya está investigando para presentar el caso al fiscal y otra cuando el fiscal lo toma. “Cuando el fiscal lo toma, si es esa autoridad quien determina cuándo y cómo se interroga y da cuenta al abogado defensor. Antes de eso, para poder presentar un caso la Policía tiene que actuar como lo hace normalmente”, expresó.

“Eso depende de una correcta coordinación y criterios comunes de trabajo. Se puede y ahí es donde habrá que ajustar, es dejar más claro en la ley para que no haya lugar a dos visiones, aunque una de ella es equivocada”, afirmó.

Seguridad y defensa

Accesos rápidos