Noticias

Presidente de Uruguay en M24

Más inversión en calificación y mejor política inmigratoria para aumentar productividad

Publicado: 11.07.2014 13:25h.

“El incremento de la productividad promedio y con ello del ingreso de los trabajadores es fundamental para absorber el creciente peso impositivo de los sectores más envejecidos”, dijo el Presidente José Mujica tras abogar por más inversión en calificación. En ese marco, defendió la inmigración, que conformó nuestra nación e históricamente incidió en su desarrollo. Llamó a los uruguayos a ser menos egoístas y más inteligentes.
Uruguay se enriquecerá con el aporte de los inmigrantes, como en el pasado
Pie de foto: Uruguay se enriquecerá con el aporte de los inmigrantes, como en el pasado
El Presidente Mujica, en su audición por la emisora M24, repasó nuestros orígenes como nación, en cuya conformación la corriente inmigratoria fue fundamental, y defendió la necesidad de contar con una política que reduzca las trabas que se le ponen a un extranjero que desea residir en Uruguay, en línea con la necesidad de aumentar la productividad promedio de la sociedad.

También hizo hincapié en la realidad que atraviesa el país en materia demográfica, con pocos nacimientos, tanto que apenas compensan los fallecimientos, teniendo en cuenta que, además, el incremento poblacional se da sobre todo en los sectores más vulnerables.

Origen inmigrante
“La mayoría de los uruguayos somos descendientes de inmigrantes europeos que vinieron en barcos. De ahí, nuestros apellidos, sostuvo Mujica. “Muchos venían huyendo de la pobreza, de las persecuciones políticas y de los conflictos armados en sus lugares de origen”, repasó.

“Somos hijos de españoles, italianos, portugueses o de un crisol de pueblos europeos, con algunas gotas de sangre africana, procedentes de quienes fueron traídos como esclavos”, detalló. “No tenemos un origen milenario”, precisó, en referencia a la casi inexistencia de pueblos indígenas en el Uruguay moderno.

Mujica aclaró que este país tendrá los defectos que se quiera, pero fue de puertas abiertas y de generosidad.

“Recibía a todo el mundo. Los años más explosivos (demográfica y económicamente) para el país son los que llegaban 50.000 jóvenes a los puertos, en su mayoría hombres, que luego formaban sus familias”, sostuvo.

En esos tiempos se crearon oficios y se fue reformando la cultura con los aportes de estos inmigrantes, apuntó.

“Ha pasado el tiempo, el mundo tomó otros rumbos. Ahora no somos un país convocante de inmigrantes, pero a veces muchos de los uruguayos piensan que lo mucho o poco que tenemos lo debemos custodiar para nosotros mismos. Hay una mentalidad primera que nos hace pensar que si viene gente de afuera tendremos que atender más problemas, y distribuir entre más”, cuestionó.

Pero los hechos históricos demuestran que uno de los factores de desarrollo de la sociedad es el crecimiento de su mercado interno, de su fuerza de trabajo, que la lucha por el pan empuja la creatividad humana.

“Si más no crecemos, en buena parte es consecuencia de nuestra natalidad desteñida, porque en el Uruguay de hoy apenas cubrimos con los nuevos nacimientos a los que se despiden de la vida”, alertó.

Aumento de la productividad promedio
Uruguay está demográficamente “congelado” y existe una tendencia irrefrenable en el crecimiento de la edad promedio de la vida, es decir que aumenta en proporciones importantes la cantidad de gente entrada en años, mientras baja el sector de la sociedad que está comprometida con la edad laboral, que aporta crecimiento económico y con ello la creación de recursos para atender a la población envejecida, sostuvo.

Para Mujica, “el cuidado de nuestros viejos dependerá del aumento de la productividad promedio y con ello del ingreso de los trabajadores. Son ellos quienes tendrán que cargar con ese peso social impositivo creciente”, insistió.

Para aumentar la productividad es necesario invertir más en el trabajo de los uruguayos. Eso supone el incremento de los bienes públicos, en la destreza y en los grados de instrucción, en el desarrollo de oficios. “Nuestra educación debe ampliar la instrucción, el conocimiento como herramienta y la enseñanza de valores”, exhortó.

El otro desafío como paliativo es una política inmigratoria que promueva la llegada de extranjeros. Sin embargo, Mujica reconoció que esto “le choca” a muchos uruguayos, “por un tácito egoísmo crónico o temor”.

Ser solidarios e inteligentes por nuestro futuro

“Tenemos dificultades para tener hijos, por distintas razones, pero los nacimientos son abundantes en los sectores más pobres de nuestra sociedad. Tenemos que dar una dura batalla, porque ahí está la fertilidad del Uruguay”, indicó.

Para el mandatario, “la más dura de las discriminaciones que sufre la mujer se da en los escalones más bajos de la sociedad, pero al ser madre obtiene una valoración, ‘un algo’ empieza a protegerla, a darle autoestima. Por eso hay tanta madre joven en el fondo de la sociedad”, describió.

Mujica entiende que, si allí nace el grueso de los orientales hoy, sería inteligente ocuparse para que esos niños y niñas tengan más oportunidades, vivan mejor y salgan de su círculo de pobreza.

“La pobreza de afuera se mete y solidifica en la pobreza de adentro, pero para eso deberíamos ser menos interesados en el corto plazo y más en el largo plazo, menos egoístas por el hoy para asegurar un mañana mejor para todos”, reforzó.

Puntualizó que el hombre mira para un costado y piensa que la responsabilidad es del otro, que para eso están los gobiernos. De todas formas, insistió en que Uruguay tiene recursos y en que “debemos pugnar por distribuirlos mejor”.

Sin categoría

Accesos rápidos