Noticias

Documento de Cochabamba

UNASUR manifestó que el trato a Evo Morales en Europa fue injustificable y arbitrario

Publicado: 05.07.2013 15:32h.

Los jefes de Estado y representantes de gobierno reunidos en Cochabamba emitieron el documento final de UNASUR ante la situación a la que fue sometido el Presidente de Bolivia, Evo Morales, por parte de los gobiernos de Francia, Portugal, Italia y España. Denuncian ante la Comunidad Internacional y organismos multilaterales la violación de Tratados Internacionales que rigen la convivencia pacífica, solidaridad y cooperación.
Reunión de UNASUR
Pie de foto: Reunión de UNASUR

El documento agrega que los hechos constituyen un “acto insólito, inamistoso y hostil, configurando un hecho ilícito que afecta la libertad de tránsito y desplazamiento de un jefe de Estado y su delegación oficial”.


Reforzaron el proceso de construcción de la Patria Grande en el que debe consolidarse en pleno respeto a la soberanía e independencia de los pueblos, sin la injerencia de los centros hegemónicos mundiales, superando las viejas prácticas en las que se pretende imponer países de primera y de segunda clase.

 

En tal sentido, declararon inaceptable la restricción a la libertad del Presidente Evo Morales y rechazaron las actuaciones violatorias de normas y principios básicos del derecho internacional, como la inviolabilidad de los jefes de Estado.

 

El documento exige a los gobiernos de Francia, Portugal, Italia y España una explicación sobre las razones de esta decisión de impedir el sobrevuelo del avión presidencial por su espacio aéreo y las disculpas públicas correspondientes.

 

UNASUR respaldó la denuncia presentada por el Estado Plurinacional de Bolivia ante la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, por la violación de los Derechos Humanos y puesta en peligro concreto la vida del Presidente Evo Morales y respaldó el derecho del Estado de Bolivia de realizar acciones que considere necesarias ante los Tribunales e instancias competentes.

 

Finalmente se acordó la conformación de una Comisión de Seguimiento, encargada a los respectivos cancilleres, con la tarea de realizar las acciones necesarias para el esclarecimiento de los hechos y se convocó a la Organización de las Naciones Unidas y organismos regionales, que aún no lo han hecho, a pronunciarse sobre este suceso, el cual cataloga la acción de “injustificable y arbitraria”.


Vea el documento publicado por UNASUR

 

Sin categoría

Accesos rápidos