Noticias

Día Mundial

Organismos públicos y privados buscan erradicar trabajo infantil

Publicado: 12.06.2013 12:44h.

El Comité Nacional para la Erradicación del Trabajo Infantil informó que 67 mil niños realizan tareas en forma ilegal. Son menores de 15 años, para quienes el trabajo está prohibido, o de entre 15 y 17 años cuyo empleo no está formalizado o implica peligro. En el Día Mundial contra el Trabajo Infantil, el MTSS, el PIT-CNT, la Cámara de Comercio y Servicios y ANONG realizaron una jornada de reflexión y análisis.
Autoridades en jornada por Día Mundial contra el Trabajo Infantil
Pie de foto: Autoridades en jornada por Día Mundial contra el Trabajo Infantil

En el marco del Día Mundial contra el Trabajo Infantil, el Comité Nacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (CETI) organizó una jornada de reflexión, análisis y proyección sobre la temática. Participaron de la apertura del evento, en el Teatro Solís, el inspector general de Trabajo (MTSS), Juan Andrés Roballo; el secretario de Derechos Humanos del PIT-CNT, Edgardo Oyenard; el representante de la Cámara Nacional de Comercio y Servicios del Uruguay, José Pedro Derregibus y el representante de Asociación Nacional de las ONG orientadas al desarrollo (ANONG), Fernando Olivera.

Quienes integraron la mesa inaugural coincidieron en que se trata de un tema que debe preocupar y ocupar a la sociedad y se congratularon por la concreción de acciones conjuntas. Entienden que se debe apostar a un cambio social y a tomar conciencia de la necesidad de erradicar prácticas que atentan contra los derechos de estos menores. 

Juan Andrés Roballo se refirió a la encuesta del Instituto Nacional de Estadística (INE) realizada en 2009, que indica que en el país hay 67 mil niños y adolescentes (entre 5 y 17 años) en situación de trabajo infantil. La mayor parte de ese número —cuatro quintos— alude al trabajo adolescente (entre 15 y 17 años). “Se quiere promover la erradicación del trabajo de menores de 15 años, y la regularización o formalización del trabajo de jóvenes de 15 a 17 años. Obviamente no se incluye el trabajo peligroso que está prohibido”, relató Roballo. 

Dijo que "la mayoría de estos niños y adolescentes pertenecen a los quintiles uno y dos de mayor pobreza. A medida que se avanza en el ingreso económico del núcleo familiar, existe menor presencia de trabajo infantil". Indicó que lo que representa el ingreso monetario por esa labor infantil es el 9 o 10 % del total percibido en el hogar. En este sentido, los encuestados argumentaron que desempeñan estas tareas en la ilegalidad, para manejarse con mayor independencia económica, en segundo caso como una forma de ayudar en el hogar y en tercer lugar porque son adolescentes jefes de familia. 

Roballo manifestó que Uruguay dio un paso importante con la concreción de esta encuesta, ya que "permite compararnos con nosotros mismos", pero aclaró que para poder hacerlo con los demás países de la región, es necesario estandarizar las mediciones y acciones previstas para un próximo encuentro internacional a realizarse en octubre. “Uruguay está al día con la OIT, en cuanto a los parámetros de medición, pero no hay condiciones para compararnos con los vecinos”, dijo.

Regularización de trabajo adolescente
A su vez explicó que ante la realidad del trabajo adolescente —entre 15 y 17 años— es necesario generar políticas y dispositivos que permitan desarrollar y hacer efectivos sus derechos. Recordó que el proyecto de Ley de Empleo Juvenil, actualmente en discusión del Parlamento, es una herramienta importante para combinar dos realidades: el trabajo no peligroso y el estudio, evitando la desvinculación educativa, y citó como ejemplo la experiencia de “Yo estudio y trabajo”. 

Informó que el INAU es quien otorga la autorización de trabajo a un menor. Para eso analiza si se trata de una tarea peligrosa, de acuerdo a las definiciones legales y al estudio realizado. Este proceso se considera fundamental para determinar si la labor compromete derechos y posibilidades del adolescente.

Tipos de trabajo y acciones
La Organización Internacional del Trabajo (OIT) hizo foco en el trabajo doméstico, pero aclaró que en Uruguay esta tarea tiene una expresión mínima en lo que es el empleo infantil. La que sí predomina es la tarea de niñera, sobre todo en mujeres. Donde existe mayor presencia de trabajo adolescente es en las tareas rurales (peones), y en la industria de la construcción, así como en la venta ambulante en puestos callejeros o ferias. 

Cuando se detectan los casos de informalidad tanto porque son menores de 15 años o porque la tarea no está regularizada, la Inspección prohíbe ese trabajo, intima al empleador a corregir la situación y aplica una sanción económica. Asimismo se comunica al INAU para que procese de acuerdo a su ordenamiento jurídico, controle y siga las situaciones, teniendo en cuenta que la Inspección releva y corrige pero el INAU realiza un abordaje integral. 

Sin categoría

Accesos rápidos