Noticias

Etica pública en Uruguay

Política anticorrupción se basa en prevención, control de intereses y coordinación externa

Publicado: 30.07.2013

El presidente de la Junta de Transparencia y Ética Pública (JUTEP), José Pedro Montero, señaló que los principales desafíos del continente en materia de corrupción son el narcotráfico y los grandes flujos de capitales. Agregó que Uruguay basa su política anticorrupción en la prevención con capacitación, el control de conflictos de intereses y el enriquecimiento ilícito y el fortalecimiento de la coordinación internacional.
José Pedro Montero, presidente de la Junta de Transparencia y Ética Pública
Pie de foto: José Pedro Montero, presidente de la Junta de Transparencia y Ética Pública

El presidente de la Junta señaló que los dos problemas más importantes en el continente son el narcotráfico y los fondos provenientes de las inversiones “que, no digamos que sea, pero traen la posibilidad de casos de corrupción”. También identificó la necesidad de profundizar en el conocimiento sobre normas penales y de ética pública como principal desafío de la JUTEP.


Subrayó que la globalización y la apertura de las fronteras ocasionaron la necesidad de coordinar las acciones entre los países de la región para prevenir la corrupción internacional. Montero recordó que la JUTEP, con el apoyo del Banco Mundial, realizó el encuentro de órganos de contralor del MERCOSUR, en abril de 2012. Los resultados de la reunión fueron publicados en el libro “El control de la corrupción en el MERCOSUR”; no obstante, consideró necesaria una mayor coordinación en el tema.


Prevención, control de intereses y coordinación internacional

Montero señaló en un informe de la web del Banco Mundial que la política uruguaya contra la corrupción está basada en tres ejes: el primero es la prevención, mediante el impulso a la capacitación y la concientización. “Las normas penales están organizadas en la ley de 1998, junto con las normas internacionales; con estos elementos concientizamos a los funcionarios públicos", expresó.


El segundo es el control de los conflictos de intereses y el enriquecimiento ilícito, que se regula mediante el sistema de registro de declaraciones juradas, por el que 12 mil funcionarios están obligados a presentar este documento cuando comienzan su carrera administrativa y, de manera regular, los funcionarios que se desempeñan en cargos jerárquicos.


El tercero es el fortalecimiento de las relaciones internacionales con los organismos de control y erradicación de la corrupción; función que le corresponde a la JUTEP como representante del país en el exterior, sobre todo ante la Organización de Estados Americanos y la Organización de Naciones Unidas.


La Convención Interamericana contra la Corrupción, del 29 de marzo de 1996, estableció la necesidad de fundar organismos de control para prevenir, detectar, sancionar y erradicar la corrupción en el hemisferio. Nuestro país ratificó la Convención en 1998 y creó la Junta Asesora en materia Económico Financiera del Estado, que posteriormente se transformó en la Junta de Transparencia y Ética Pública.

Sin categoría

Accesos rápidos