Noticias

Obra de arte excepcional

Culminó reparación de urna exterior que contiene los restos del General José Artigas

Publicado: 17.10.2011

El urnario consta de la urna exterior confeccionada de madera de caoba maciza, enchapada en raíz de jacarandá, que fue reparada debido al deterioro provocado por la humedad. En su interior, contiene la urna sellada de plata dentro de la cual se guardan los restos del General José Artigas. El conjunto se exhibirá al público, inclusive durante el Día del Patrimonio, en el Museo Blandengues de Artigas, en el Regimiento N° 1.
Urna de José Artigas

Las reparaciones a las que fue sometido el urnario con los restos del general José Artigas finalizan hoy. Así lo informó a la Secretaría de Comunicación el curador del Museo Blandengues de Artigas, en el Regimiento Nº 1, Teniente Coronel (R) Oscar Herrera.

La pieza mortuoria se encuentra en la dependencia militar desde el pasado 23 de septiembre, fecha en la que fue trasladada desde el Mausoleo de Plaza Independencia debido, además, a la necesidad de remodelar el recinto.

Un decreto presidencial de fecha 22 de septiembre establece para su reparación el traslado de la urna exterior de madera que contiene la urna sellada de plata dentro de la cual se guardan los restos del General José Artigas.

Herrera señaló que desde la repatriación de los restos del Prócer de los Orientales desde Paraguay, en 1855, hasta el presente, fueron tres los urnarios que contuvieron los restos. El primero es el que vino desde ese país, que era de latón y hoy se encuentra en el Museo de Historia Nacional.

Hubo un segundo, sobre el que no ahondó en detalles y el actual, que fue construido por el ebanista Pedro Bernat en 1877 y que, el próximo 31 de octubre, cumplirá 134 años.

Durante ese período tuvo solamente dos reparaciones, en junio de 1999 y la presente, en septiembre-octubre de 2011, lo que habla de lo noble de sus materiales. En ambas oportunidades, la responsabilidad de la tarea recayó en el mismo ebanista: Julio Alfonso quien, espontáneamente, calificó el conjunto como “una pieza excepcional, una obra de arte, una joya”.

El especialista dijo que la urna exterior de madera, se trata de una pieza de caoba maciza, enchapada en raíz de jacarandá. Materiales nobles que fueron afectados por la humedad, que determinó que las láminas de la base se "empollaran".

Alfonso explicó, con el apoyo a sus palabras de sus manos teñidas de marrón, que esas láminas se replancharon y reencolaron. El ruedo de la base se enchapó en jacarandá y, para evitar los problemas de humedad, le incorporó una base de dos centímetros de cedro encolado y con tornillos de bronce, en la parte inferior.

Luego, le aplicó barniz marino a toda la superficie exterior de la pieza, por precaución y a modo de protector de la humedad, la que, aseguró, no se encontraron vestigios en las paredes internas de la urna de madera.

La pieza fue lijada y ahora se está lustrando a muñeca. La muñeca, precisó, es un lienzo fino que se impregna con goma laca y una pequeña cantidad de alcohol. En este caso, se le aplica a la madera muñeca y piedra pómez en movimientos circulares.


Blandengues, Palacio Legislativo y Mausoleo
Alfonso aclara que ebanista se le llamaba a la persona que trabajaba el ébano, una madera excepcional que hay que saber trabajarla. “El trabajo nuestro es recuperar en lo posible el 100% de la pieza original aunque, en este caso, el urnario tiene el 99% del original”.

“Soy muy artiguista”, lanza el artesano de la madera. Consultado sobre el significado que le otorga al hecho de ser encomendado para reparar en dos oportunidades esa urna, Alfonso confiesa que “otro trabajo como este no voy a hacer nunca más. En lo personal fue y sigue siendo mi primer gran trabajo”.

Añadió que la tarea demandó diez días. “Estoy muy conforme con lo que se hizo. Me interesa saber que lo hice. Que quede ahí, ya está”, sostiene sin afán alguno de protagonismo. “Doy garantía de (mi trabajo) por treinta años, pero esto requiere seguimiento y mantenimiento”, afirmó.

“Para nosotros es un privilegio tener la urna aquí”, expresó Herrera. Ya había permanecido en custodia, en esas instalaciones, desde el 3 de abril de 1972 hasta el 19 de junio de 1977, cuando fue al Mausoleo.

Adelantó que en los próximos días, el urnario que se encuentra en un sobrio salón del museo, donde también se exhibe la espada que le obsequió la Junta de Buenos Aires a Artigas luego del triunfo en la Batalla de Las Piedras, podrá ser visitado por el público.

Inclusive, durante el Día del Patrimonio, los próximos 22 y 23 de octubre, junto a otros sectores del museo, uno de los cuales alberga lo que pudo haber sido el despacho del Jefe de los Orientales, con mesa, silla, sombrero, apero, espada y hasta el padrón de familias participantes de El Éxodo del Pueblo Oriental, en 1811.

Se estima que en los últimos días del mes de noviembre el urnario será trasladado al Salón de los Pasos Perdidos del Palacio Legislativo para, posteriormente, ser conducido nuevamente al Mausoleo en Plaza Independencia.

Sin categoría

Accesos rápidos